¿Por qué usar y abusar del piel con piel también es bueno para la madre? (Y no solo tras el parto)

El piel con piel no es una moda. Es una necesidad básica para TODOS los mamíferos: para el bebé que acaba de nacer, obviamente. Y para la madre que acaba de parir. Pero es valioso mucho más allá del parto. Durante todo el post parto. Durante toda la vida . Vale, bien, es bueno, es necesario, ¿pero por qué? ¿Y cómo lo integramos en nuestro día a día de madre recién nacida?

¿Alguien más que yo en la sala se vuelve loca con la deliciosa sensación de un abrazo piel con piel con su bebé? Sentir su calor, su olor, como todo su cuerpo se relaja (y el nuestro), como poco a poco nuestras respiraciones se sincronizan… No tiene precio. Pero no es solo agradable para nosotras. ¡Es necesario! Kristen Uvnäs Moberg, médico y investigadora sueca especializada en fisiología femenina, dedica su vida al estudio de la oxitocina. En su libro The oxytocin factor explica que lo que ella llama “el tacto placentero” (“pleasant touch”) tiene una serie de beneficios medibles fundamentales para nuestra salud y bienestar general, especialmente en el periodo perinatal. 

El libro (¡todos sus libros de hecho!) es apasionante si os interesa el tema, recomendable al 100%. 

Resumiendo mucho, sus conclusiones sobre el tacto placentero en ratas han demostrado que: 

  • Baja la presión arterial 
  • Aumenta la tolerancia al dolor 
  • Disminuye el nivel de hormonas de estrés en el flujo sanguíneo (cortisol, adrenalina)
  • Aumenta las hormonas de crecimiento y regeneración en bebés, niños y adultos
  • Favorece las interacciones sociales 
  • Favorece la memoria y el aprendizaje 

No sé vosotras, pero para mí, que una cosa tan placentera sea también tan útil en el post parto, es maravilloso. La naturaleza está bien hecha, ¿no? Vale, sounds like a plan pero…

¿Cómo integramos el tacto placentero en nuestra vida cotidiana, y especialmente en el posparto?

  • Pasad mucho tiempo en piel con piel con el bebé en casa. Es aún más beneficioso si no habéis tenido la posibilidad de hacerlo justo después del parto: el no piel con piel se cura con más piel con piel. Si os sentís inseguras, nerviosas y perdidas, coged a vuestro bebé y ¡¡en pelotas todo el mundo!! Si tenéis miedo a que tenga frío, le podéis poner un body cruzado y chaqueta sin cerrar delante de manera que su barriga y pecho estén en contacto con vuestra piel pero la espalda tapada. Otra opción son las camisetas de piel con piel o banderolas tipo “cuidado canguro”, pero no son imprescindibles y se puede hacer perfectamente sin.
  • Si sois suertudas, tenéis una persona a vuestro alrededor (pareja*, amigo/a, madre, tía, doula, etc) que os puede dar masajes relajantes a menudo en las semanas tras el parto. No hace falta que sea largo, simplemente que sea agradable, cálido y placentero. Subestimamos MUCHO el poder de 10 minutos de masajito de pies o cabeza….
  • Podéis usar sin moderación el automasaje con presiones amplias empezando por la cabeza y bajando por la nuca, hombros, brazos, pecho, barriga/útero, piernas, pies. Es muy sencillo, no hay técnica especial, solo tiene que ser agradable. Haré un video en un próximo post para enseñaros como lo hago yo (con la idea que lo hagáis vuestro y lo adaptéis). 
  • Pasad más tiempo desnudadas, disfrutando de las maravillosas sensaciones que os ofrece vuestra piel en cada momento. Y podéis aprovechar para daros un abrazo piel con piel con vuestra pareja si tenéis una, sin más expectativas que disfrutar del momento. (Pero si hay final feliz, oye, genial). 

Así que os lo podéis tatuar en la nalga derecha, cantarlo, gritarlo, repetirlo varias veces al día: EL TACTO PLACENTERO ES UNA NECESIDAD PARA BEBÉ Y MAMÁ. Es todavía más cierto ahora que estamos aislados los unos de los otros, sin muchos abrazos ni contactos. Nuestra fisiología no entiende de pandemia ni de distancia social. Tenemos que adaptarnos para cumplir nuestras necesidades de recién parida. Ni moda, ni chorr*da, ni capricho. Necesidades. Ni más ni menos. 

Tocad vuestra piel y la de vuestro bebé, dejad que os den un masaje, Mamás. Lo merecéis, lo necesitáis, os va a sentar de maravilla. 

*en este caso, te tengo mucha envidia (y no muy sana). Yo tengo que usar mis dones de negociación para que me haga un masaje. Eso sí, una vez lanzado, no para y me da un súper masaje de una hora. ¡No todo son quejas! Pero tú, por favor, aprovecha si tienes uno de esos modelos poco comunes.

Notas

La página web de Kristen Uvnäs Moberg donde podréis encontrar sus libros, artículos cientificos y recursos de mucho interés sobre el rol de la oxitocina en los procesos reproductivos y en las relaciones en general. También está trabajando sobre el apasionante vinculo entre humanos y animales (no he leído este libro).

Si os interesa indagar todavía más, Kristen Uvnäs Moberg es docente en en Instituo Europeo de Salud Mental Perinatal y imparte un curso online sobre oxitocina y neurobiologia de la maternidad.

Soy Anaïs, doula posparto y asesora de lactancia certificada. Estoy aquí para ayudar a los nuevos padres y madres a disfrutar de las primeras semanas de vida con su bebé a pesar del caos. He creado MamaPoWeR Stories para poner luz en nuestras experiencias de maternidad y para que cada mujer sea la capitana de su maternidad desde el primer día. Échale un ojo a mis servicios aquí

RRSS leadmagnet.(1)

¿Un regalito Mamá?

Haz tuyos los 7 trucos para disfrutar de tu nueva vida de madre. ¡Un concentrado de humor y amor para ayudarte YA!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *