04. La maternidad a flor de piel

A veces, pensamos que mañana será un buen día para acoger un bebé en nuestra vida. Hoy está tan lleno, tan cargado… ¿Como hacerle sitio a esa personita cuando apenas tenemos tiempo para nosotras mismas? 

Pero no habíamos pensado en que igual mañana se convertiría en después de mañana. Claro, porque como bien dice mi invitada de hoy, “los niños llegan cuando les corresponde”. 

Isabel siempre quiso ser madre. Y también quería tomarse el tiempo para viajar, trabajar, construir su vida antes de dar el gran salto. Pero cuando llegó el buen momento para ella, no se imaginaba que iba a tener que esperar 3 años antes de quedarse embarazada. Durante estos meses infinitos de busqueda y decepciones, la acompañaron muchas dudas, mucha incertidumbre, mucha tristeza, pero también mucha fuerza. Al final, le descubrieron una patología de la trompa llamada hydrosalpinx. Después de una ablación de trompa, se quedó embarazada muy rápido y naturalmente. Pero eso fue solo el principio de su aventura de maternidad, una aventura llena de giros, altibajos y sorpresas.

Nos cuenta hoy su experiencia con mucha sensibilidad y mucho humor, una historia de maternidad a flor de piel… 

Muchas gracias Isabel por haber compartido sin filtros ni tabúes y con el corazón abierto tu historia.

IMG-20200115-WA0002
IMG-20200115-WA0003
IMG-20200115-WA0008
IMG-20200115-WA0009

Los 10 tips de Isabel

  1. Sigue tu instincto.

    Desde el momento en que te quedes embarazada, las personas que te rodean sentirán la irrefrenable tentación de darte consejos de todo tipo, la mayoría serán opiniones sesgadas (como los tips que vas a leer ahora). Sigue tu instinto y haz lo que te de la gana. Te vas a equivocar muchas veces, asúmelo, pero al menos que sea siguiendo tu instinto.

  2. Habla mucho con tu pareja antes de que llegue el bebé. 

    Expresa con claridad cómo te gustaría criar a vuestro hijo, ¿vas a dejarlo que llore o lo consolarás en todo momento?, ¿lo quieres portear o prefieres llevarlo la mayor parte del tiempo en la silla?, ¿Mantendrás una dieta lo más sana posible o le darás galletas María a los 6 meses? Esto que te puede parecer una estupidez, importa y mucho. Analízalo y establecer con claridad los límites. Después aprende a ser flexible y gestiona las cosas con una alta dosis de amor y paciencia.

  3. Tu relación de pareja va a cambiar y mucho.

    Un porcentaje considerable de parejas se separan durante los dos primeros años de vida de un bebé. Si no quieres ser una de esas, entiende que sois un equipo y éste es un reto de los dos, jugáis en el mismo equipo, no sois contrincantes. El cambio puede ser muy duro, pero si el amor el profundo y ambos ponéis de vuestra parte para comprenderos y aceptaros, saldréis reforzados.

  4. Cuando llegue tu bebé tómate tu tiempo para digerir la nueva situación.

    Te verás desbordada muchas veces, algunas serás la mujer más feliz del mundo y otras te sentirás vulnerable, incomprendida, asustada y triste. Es normal, las hormonas hacen su papel, además, cualquier cambio por muy positivo que sea genera ansiedad y preocupación. Evolucionarás con el niño y ambos aprenderéis muchas cosas desconocidas. Tener un hijo es toda una experiencia de superación personal.

  5. Después de dar a luz no es momento de visitas.

    Intenta mantenerte tranquila con tu pareja y tu hijo, ya habrá tiempo para que conozcan a vuestro bebé. Dar a luz es una experiencia única, íntima y maravillosa, dedicaros el tiempo que necesitéis para conoceros y recibe solamente aquellas personas con las que realmente te apetece compartir el momento. Si los demás no lo entienden, no es tu problema.

  6. La lactancia es dura y maravillosa.

    Si tienes la fortuna de que tu bebé engancha la teta desde el principio y todo fluye, felicidades, pero muchas veces no es así. Dale teta siempre que necesite, da igual la hora y el lugar y olvida eso de que 15 minutos es suficiente, a demanda es a demanda. Una vez que todo fluya disfrútalo mucho, la conexión que tendrás con tu hijo es algo maravilloso, aprovecha para abrazarlo todo lo que puedas, aunque a veces estarás totalmente extenuada por el cansancio, con el tiempo extrañarás esos momento.

  7. Da ejemplo.

    No caigas en incongruencias como tener que decirle a tu hijo que no coma lo que tú estás comiendo. Preocúpate de alimentarte lo mejor posible y que lo vea, esa es la mejor de las enseñanzas. Se acercará a ti mil veces para ver qué comes y querrá probar, asegurate de que tu alimentación es impecable, si es buena para él es buena para ti. Tendrás ganas de patalear, llorar, perderás los nervios.. ésta es la parte más difícil. Intenta comportarte como una persona adulta, tu hijo necesita tranquilidad y cordura (aunque algunas veces te verás superada).

  8. Establece rutinas y se inflexible.

    Le darás seguridad y tranquilidad a tu hijo. Saber qué va a suceder en cada momento le hará sentirse tranquilo y aportará estabilidad. Cualquier cambio mínimo para ti para el puede ser un mundo para el.

  9. Mantén alejado a tu hijo de teléfonos, televisores y azúcares.

    Realmente te recomendaría a ti lo mismo, pero entiendo que es complicado. En la medida de lo posible intenta que tu hijo juegue, a mi me encantan los juguetes de madera. Ponerlo delante del televisor te hará pensar que le tranquiliza pero la realidad es que estás evitando que desarrolle todo su potencial y creatividad. No te voy a negar que yo también le pongo Baby tv y Pepa Pig, pero intento limitarlo a los fines de semana y un ratito. Si me haces caso y además te sale un explorador como el mío, no lo pierdas de vista ni un momento. Mi hijo con menos de tres años ya rompió una lavadora, un lavavajillas y carbonizó un microondas y todo estando nosotros a su lado.

  10. Si quieres ser madre HAZLO.

    No esperes el momento perfecto, el momento perfecto es HOY. Si realmente estás alineada con tu pareja ¿A qué estás esperando? Tener un hijo fruto del amor es maravilloso, es el mayor reto y proyecto de tu vida. Si no tienes pareja insemínate o hazte un tratamiento FIV, si de verdad quieres ser madre no esperes. Hoy en día puedes tener un hijo sola, seguro que estás rodeada de personas que te quieren y que te ayudarán a criarlo, un hijo quiere amor con mayúsculas. También de mucha energía, tiempo y paciencia..

Notas

El Instagram de Isabel @semtidopublicidad.

¿Qué son la histeriosalpingografía y el hydrosalpinx ?

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *